miércoles, abril 26, 2006

¡Aahh! ¡P%$&"#*!

Es hermosa la naturaleza. Son hermosas las flores. Son maravillosos los árboles frutales. ¡NO ES CIERTO! ¡HEMOS VIVIDO ENGAÑADOS!

Sí.

¡SOY UNA PENDEJA!
¡SOY UNA PENDEJA!

En mi trabajo no tengo problema para encontrar estacionamiento, bueno nunca lo había tenido, hasta ayer por la mañana cuando no sé qué bodrio había en la oficina de enfrente propiedad de un conocido Diputado Federal, hoy candidato a Senador. El caso es que no había lugar. Encontré uno muy conveniente pues daba una agradable sombra y acomodé mi auto.

¡Ah mi auto! ¡Qué hermoso lucía recién lavadito y pulido el sábado pasado!

Cuando salgo a medio día pude darme cuenta de que la otrora fresca sombra no era más que de un pinche árbol de moras, si esas que cuando se caen empuercan el piso y si, tuvieron a bien empuercarme mi auto.

¡Ché vieja pendeja! Y de pilón, me ensucie mi pantalón porque no sé cómo chingados cayó una sobre el asiento y la despanzurré con mi delicado traserito.

¡Chingada madre! todavía traigo coraje.

Me voy, acabo de hacer una encuesta de esas interactivas que salen en el Reforma. Creo que tuve una calificación sobresaliente, pues acerté 17 de 19 aunque no se si sentirlo cómo un halago o un insulto a mi intelecto, ya que era de los rimeiks de telenovelas viejitas.

2 comentarios:

Fairywindy dijo...

Hola!!! Como da coraje en serio, que laves el carro y ese mismo dia llueva, o bien que lo visiten las bellas aves en su viaje a los arbolitos en cuya sombra dejaste estacionado tu auto. Pero no haga corajes, mejor disfrute a su bebo tan lindo.
Besos de la que retoma sus visitas y sus escritos.

Ministry of Silly Walks dijo...

Es un halago. Eres nuestra guru de la nostalgia.