miércoles, agosto 27, 2014

Mientras el cuerpo aguante.

Cualquier padre de familia que tenga hijos estudiando el nivel educativo que sea, sabe que por lo general, la segunda y tercera semanas de clases son utilizadas por las autoridades para saturarnos con juntas.  Sí, esas reuniones de padres de familia en dónde se elige a la mesa directiva que durante los próximos diez meses, tendrá que soportar mentadas de madre y acusaciones de desvío de recursos de algún que otro padre rijoso o en las juntas que preparan las maestras de cada grupo para dar a conocer su forma de trabajo y algunos pormenores y en las que no falta la doñita que hace la misma pregunta que la docente acaba de responder haciendo que la mencionada reunión se prolongue más tiempo del necesario.

Hoy acudí puntualmente a la segunda de tres juntas que tengo esta semana.  Mi segundo vástago ya ha dejado de ser un niño de kínder y ahora es todo un alumno de primaria.  La verdad llegué a la escuela con mucho entusiasmo porque la maestra que se hará cargo del grupo en el que está mi crío, es vieja conocida y además es realmente una GRAN profesora.  Entre los puntos que se iban a tratar en la reunión era la elección de la Representante y Tesorera del grupo.  Para ser sincera, a mí me encanta andar de mitotera siempre en todos esos bretes, pero en esta ocasión estaba dudosa por la cantidad de actividades que tengo que realizar en mi vida cotidiana, y agregar otra responsabilidad más complicaría más mi rutina.

Sin embargo, la maestra solicitó mi apoyo y la verdad yo no pude rechazar su petición ¿cómo negarse con alguien que ha demostrado compromiso, entrega y amor por su trabajo?  Supe que a mi Pollo no le iba a agradar mucho, sobre todo porque estos últimos meses han sido demasiado densos y complicados, pero pensé que me voy a echar encima este tipo de responsabilidades mientras el cuerpo aguante.

¿Por qué tanto masoquismo? No es masoquismo, simplemente que creo que estoy en el momento de hacer aquello que desee y pueda, aquello que traiga un beneficio o una satisfacción para los seres que yo amo y por eso puedo decir que...

Mientras el cuerpo aguante, voy a seguir levantándome cada mañana aunque física, emocional y mentalmente no quiera hacerlo, aunque mis ánimos anden por el suelo, aunque no pueda acabar con la fuente de mi pena y mi angustia, aunque trate de poner una buena cara al mal tiempo y este, me golpee de frente en las narices.

Voy a preparar el desayuno cómo cada mañana, con el mismo amor y empeño con el que lo he hecho desde que empecé a trabajar con mi familia.  Voy a llamar a mis hijos una, dos, tres ¡diez veces! para que se levanten a bañar hasta que me hagan caso.  Voy a despedir a mi amadísimo esposo con un beso y un "¡Qué guapo te ves!" porque después de casi once años de casados, me sigue pareciendo hermoso.  Voy a bendecir a mis hijos, darles un beso y decirles que los amo y sentirme orgullosa de ver cuánto han crecido mientras cruzan la puerta con sus pesadas mochilas en la espalda.

Voy a hacer ejercicio, porque sé que es la mejor manera de sentirme bien, porque me ayuda a luchar contra la hipertensión, contra la depresión y contra los kilos de más, aunque a veces, el combate no sea de igual a igual.  Voy a disfrutar de cada baño, de las gotas de agua caliente cayendo sobre mi cabeza, del aroma del shampoo, de la espuma del jabón, de repasar mi agenda del día mientras me tallo el cuerpo.

Voy a escoger mi ropa más bonita aunque al ponérmela me de cuenta que muchas veces se ve mejor colgada que en mi humanidad, aunque termine dejando lo que había escogido porque no me gusta la imagen que me devuelve el espejo, aunque elija volver a usar el pantalón y la blusa que ya había utilizado la semana anterior porque cubren todos mis defectos.

Voy a peinarme y a maquillarme simplemente porque me encanta hacerlo, porque disfruto moldear lo único que no me disgusta de mi persona: la cabellera y porque me encantan las posibilidades de mezclar diferentes colores en mi rostro, y aún con un calor que me garantiza que a la media hora, la mitad de mi maquillaje caerá en gotas de espeso sudor, voy a seguir haciéndolo porque es una actividad que me calma y me relaja.

Voy a ir por mi hermano para llevarlo a su terapia, para traerlo a mi casa o simplemente, para estar con él.  Para tratar de dibujar una sonrisa en su rostro, para ayudarlo a cargar su pena, para buscar una solución, para tratar de encontrar un alternativa, para ilusionarme con su recuperación, para mirar a través del verde de sus ojos, para tratar de adivinar sus pensamientos, para que sepa que estoy ahí y sobre todo, que lo amo.

Voy a limpiar mi casa, voy a sentarme a contemplar mi obra, voy a cerrar los ojos y percibir el aroma a limpio.  Voy a lavar, a doblar ropa, a planchar, a sacar de la lavadora la misma playera de fútbol que utilizó mi hijo la semana pasada, la antepasada y hace más de quince días porque es su favorita.

Voy a ayudar a mis dos cachorros en sus tareas, a responder sus dudas, a recortar una palabra, a investigar un término, a volver a repasar ese tema que en mis épocas de estudiante no entendí por más que lo intenté y que ahora, me vuelve a dar dolores de cabeza.  Voy a leer un cuento por las noches, a acariciar la frente de mis hijos y a bendecir sus sueños.

Voy a acostarme al lado del amor de mi vida, a compartir una plática con él, a quitarme el día de encima y aunque el cansancio sea mucho, voy a hacer el amor con él cómo si fuera la última vez porque son pocos los momentos que tenemos el uno para el otro y esos instantes, son sólo nuestros.

Voy a correr, a ajetrearme, a enojarme porque el tiempo no me alcanza, a ir de un lado a otro, a decir que estoy cansada, a disfrutar de mi novela, a compartir un cafecito con mis amigas, a platicar y llorar con mis hermanas, a darme cuenta de la falta que me hacen mis padres, a volver a la escuela aunque sea a aprender a maquillar y peinar.  Voy a seguir intentando ser feliz, a seguir amando, a ver a mis hijos crecer.  Voy a reír, a acostarme, a soñar aunque sea despierta, a planear, a imaginar, a pensar en mis errores.

Voy a hacer todo lo que pueda mientras el cuerpo aguante, porque llegará el día en que el cuerpo ya no aguante más y entonces, entonces estaré satisfecha con los recuerdos.

P.D. Jajajajaja, inolvidable esta escena de la película "¿Qué te ha dado esa mujer?"  Algo así es mi vida en este momento.

3 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

Mientras una diga Sì, hay vida.

Ministry of Silly Walks dijo...

Mientras una diga Sì, hay vida.

Ana María Sánchez Pacheco dijo...

Así querida Beba, es cuestión de actitud.