martes, diciembre 21, 2004

Vocabulario maternal

¡Oh si! Estoy segura de que todos tenemos madres de diferentes tipos. Regañonas, cariñosas, fodongas, obsesionadas con la limpieza, altas, bajas, gordas o flacas. Hay tan diversas clasificaciones de madres que sería imposible crear una taxonomía de la madre. Pero tambien tengo la certeza de que todas o cuando menos la gran mayoría de ellas han acuñado una serie de frases y palabras que las caracterizan. A veces pienso que cada mamá va escribiendo en algún librito alguna frase nueva que se inventa y que a su criterio, encierra toda la sabiduría que van adquiriendo con el paso de los años, y luego acuden a una misma escuela en donde se les enseñan esas frases acumuladas desde tiempos muy primitivos, así cómo su aplicación en casos prácticos.

Por ejemplo, se les enseña que cuando el hijo por lo general adolescente, llega tarde, bueno más bien muy temprano como a las cinco de la mañana la madre, ataviada con una bonita bata de franela y unas delicadas pantuflas se para frente al hijo y le dice "Bonitas horas de llegar. Tengo tooooooda la noche sin pegar ojo porque me estoy muriendo de angustia". Tambien, quién no recuerda a aquella madre que dice a su hija cuando esta reniega porque tiene que colaborar con los quehaceres domésticos: A tu edad, mi madre me ponía a lavar a mano todas las camisas de mi papá y mis siete hermanos, y qué capaz de que le rezongara como tú. O qué decir de cuando el hijo llega con su boleta de calificaciones con algunas notas reprobatorias "Tu padre(en este caso aplica también agregar y yo en caso de que la mamá trabaje) se mata trabajando todo el día para que tengas una buena eduacación y tú ¿nos sales con esto? O cómo olvidar la tan versátil frase de "Pero ya lo verás, el día que me muera te vas a retorcer como víbora sobre mi tumba. O quién no se ha encontrado llorando ante una problema que parece de difícil solución, y la madre consoladora pero fuerte y contundente se acerca y te dice "No mijito(a), no es para tanto. Mejor guarda esas lágrimas para cuando yo me muera". Otra muy buena aplicable en diversos casos, sobre todo cuando se requiere de la intervención paternal o maternal para la solución de algún problema es: "Mira mijito, ni tu papá ni yo somos eternos y no vamos a estar siempre para solucionarte la vida". Inolvidable es cuando ante un objeto tirado en el piso, el hijo pasa cerca de él evadiendo sue encuentro con el mismo, incluso levantando las piernas y obviamente, sin la más mínima intención de levantarlo del suelo. Entonces la madre dirá "Pasas y pasas por el mismo lugar y no eres capaz de levantarlo.

Pero sin duda alguna, la más bella de todas y la que más aplicaciones tiene es aquella de "Ya me entederás cuando seas madre".

A veces nos burlamos de ellas, renegamos de su excesivo cuidado y pensamos que son exageradas, pero creo que vamos para allá que volamos y tienen razón en decir que ya las entenderemos cuando seamos madres. Todas las madres son bellas, aún cuando a veces nos desesperan y nos sacan de nuestras casillas.

Por lo pronto, si crees que faltó alguna frase, por favor enriquece este post con tu valiosa colaboración.

Gracias!

4 comentarios:

Ministry of Silly Walks dijo...

que tal la de: "No te toques ahi"

Guendi dijo...

Esa iba a decir yo, con el respectivo "te van a salir pelos en las manos!" o "te vas a quedar ciego!".

La de mi jefecita santa, su favorita, era la de "No soy mas que una criada aqui!". :D Misma que ahora repito con gran orgullo...jaja.

Shelle Bataclana dijo...

No te acomides a nada!! mira tu cuarto que cuchitril!! si lo viera "beeeeeppp" seguro no se casaba contigo. Ahora ya no se quien tuvo la culpa? seguramente el cuchitril.

la flaca dijo...

jajaja estuuuupidas
La de mi mamá (gritándole a Yamani y Oswaldo) "lepes rejijos, donde me quiebren ese florero -vaso, jarra, etc- les raspo los tepalcates en la espalda"