lunes, enero 31, 2005

Una gran noticia

El viernes me tocó ir a revisión, por lo del problema que traía de falta de líquido amniótico. Llegué yo sola al consultorio de mi hermano porque Pollo quedó de alcanzarme allá, de hecho cuando iba en camino me habló al celular y me dijo que si me tocaba entrar lo esperara. Cuando llegué al consultorio había harta gente, y me sentía un poco nerviosa así que me senté a esperar mientras en la tele que está en la recepción estaba un episodio de Bob Esponja. Luego, para aligerar la espera empezó "Malcolm in the middle", nunca había visto ese programa y la verdad me pareció bastante divertido. Estábamos un representante de laboratorio y yo, atacados de la risa. Por fin llegó el momento de entrar y Pollo ¡No llegaba! ni modo, con tanta gente no me podía dar el lujo de cederle mi lugar a otra persona y esperar otra hora para poder entrar. Cuando abri la puerta del consultorio, llegó un tío que me pidió chance nada más para pedirle unos datos a mi hermano. Mientras ellos platicaban se abrió la puerta y apareció Pollo. ¡Qué alivio!

Pasamos a la salita donde tiene la mesa de exploración y el aparato de sonografía. Mis nervios eran cada vez más grandes pero tenía mucha fe en que Dios había escuchado mi petición. Cuando mi hermano pasó el sensor por mi vientre de inmediato apareció la imagen de la cabeza de mi bebé. Luego luego lo encontró, muy al contrario de la vez anterior donde estuvo buscándolo por un buen rato. Cuando tuvo una imagen más clara me dijo "Ya tienes bastante líquido, la ves pasada no traías nada." Sentí un gran alivio y agradecía a Dios por ese milagro tan grande que me había dado. El bebé se movía que daba gusto. No fue difícil verlo tirar patadas y manotazos y hasta abrir la boca en un par de ocasiones. Estaba hecho bolita y luego se estiraba. En una de esas que se da una vuelta completa. Mi hermano también estaba muy contento y Pollo, aunque con su acostumbrada inexpresividad, estaba feliz.

Me sentí increiblemente feliz, y ahora sólo le pido a Dios que todo siga bien. Gracias a todas las personas que rezaron y pidieron por mi bebé, gracias a sus las oraciones que hicieron con tanto amor, se pudo lograr este feliz acontecimiento. Muchas gracias a mis amigas Shelle, Beba, Cristina y Yolis por expresarme su apoyo e inyectarme fe. ¡Dios las bendiga!

Ahora, abusando de su cariño, les pido que sigan rezando por mi frijolito para que todo llegue a feliz término. Aunque como me dijo la Beba, no tengo que pedírselos, pues desde antes todas sus oraciones y sus buenos deseos están con él.

3 comentarios:

la flaca dijo...

Ranita, qué gusto!!! Ya ves, todo va bien y, con el favor de Dios, así va a seguir. Nada más recuerda que tienes que cooperar con él cuidándote mucho. Me encontré unas fots de la graduación de Tin, al rato te las mando :)

Fairywindy dijo...

Claro que todo iba a salir bien!! Y así va a seguir, con el favor de Dios. Así es que felicidades y a cuidarse y continuar con el ánimo en alto que Dios está con uds. Un beso con todo cariño. Yolis

Ministry of Silly Walks dijo...

Ora sí, a no preocuparse tanto y seguir comiendo bien.. ya se lo decía yo...